• Lun. Mar 4th, 2024

Desvistiendo Las Noticias

CONTACTO: (809) 661-5205

No hay Inmunidad para los Jefes de Estado y de Gobierno ante la Corte Penal Internacional

PorYimi Guerrero

Nov 23, 2023

Por ROMMEL SANTOS DIAZ

Bajo muchas constituciones, los Jefes de Estado gozan de inmunidad contra enjuiciamientos penales respecto a aquellos  actos cometidos durante el ejercicio de sus funciones. Algunas constituciones también  protegen a los miembros y  oficiales de gobierno.

Según el artículo 27 del Estatuto de la Corte Penal Internacional, un Jefe de Estado u otro oficial  que cometa un crimen de competencia de la CPI perderá su inmunidad y podrá ser enjuiciado por la CPI . Esta disposición del Estatuto es aplicable a todas las personas, sin distinción alguna entre sus facultades  oficiales.

La disposición sobre ausencia de inmunidad para Jefes de Estado  acusados por crímenes internacionales  no es una novedad. La existencia de esta norma fue reconocida luego de la Primera Guerra Mundial, en el Tratado de Versalles, luego de la Segunda Guerra Mundial  en la Carta del Tribunal de Nuremberg, en la Convención de Genocidio, por la Comisión de Derecho Internacional y por los Estatutos del Tribunal Internacional para la exyugoslavia  y  Ruanda.

El artículo 27 del Estatuto de Roma confirma la regla de que los individuos no pueden evadir la responsabilidad penal alegando que un crimen internacional se cometió por un Estado o en nombre del Estado, porque al tomar ellos tales decisiones, están abusando de las potestades reconocidas por el derecho internacional.

Con respecto a la inmunidad de los Jefes de Estado por los crímenes cometidos durante su ejercicio  del poder, la Cámara de los Lores del Reino Unido determino que el  Senador  Augusto Pinochet no era titular de ningún tipo de inmunidad respecto a los actos de tortura  cometidos bajo sus órdenes cuando este fue el Jefe de Estado chileno. La Cámara indicó que debido a que los actos de torturas no pueden considerarse  como funciones de un Jefe de Estado, estos actos no están protegidos por inmunidad alguna.

Los Estados Partes del Estatuto de Roma deben eliminar todas las formas existentes de inmunidad para sus representantes. El Estatuto simplemente los obliga a disponer de una excepción a la regla  general , si aún no lo han hecho.

Cuando la CPI solicita la entrega de un Jefe de Estado u otro oficial a un Estado Parte, porque este esta acusado por alguno de los crímenes enumerados en el Estatuto, el Estado en cuestión no podrá alegar ninguna inmunidad según  el derecho interno, como fundamento para rechazar la entrega de la persona. El Estado deberá entregar  a la  persona  a la CPI.

Cuando las constituciones prevén inmunidad absoluta para cualquier oficial del Estado, el artículo 27 del Estatuto de Roma podría requerir  reformas constitucionales legislativas en los Estados Partes. Podrían necesitar establecer una excepción a esta inmunidad absoluta, para sus Jefes de Estado y cualquier otro oficial  que de lo contrario sería inmune al enjuiciamiento penal.

Esta enmienda podría ser menos, y podría simplemente consistir en agregar una disposición que cree la excepción al principio de inmunidad para los Jefes de Estado  y cualquier otro oficial, en el caso de que cometan cualquiera  de los crímenes enumerados en el Estatuto de Roma.

La CPI no podría investigar y enjuiciar los crímenes cometidos antes de la entrada en vigor del Estatuto de Roma. Sin embargo, respecto a aquellas conductas que ocurran una vez que el Estatuto entre en vigencia, los responsables por los crímenes definidos  por el Estatuto aun podrán ser enjuiciados y condenados por la CPI, haciendo caso omiso a los años  que hayan pasado entre la comisión del crimen y la acusación. En otras palabras, los crímenes de la competencia  de la CPI no estarán sujetos a ningún tipo de prescripción.

La imprescriptibilidad de los crímenes de la CPI no deberá de llevar a ningún tipo de problema constitucional, ya que las constituciones  normalmente no regulan tales dispersiones. Sin embargo, aun si no existe una disposición tal, posiblemente surgirán algunos asuntos constitucionales.

Para el caso anterior, tenemos el ejemplo del Consejo Constitucional  Francés  el cual determinó que el Estatuto de Roma contrariaba a la Constitución Francesa  al menoscabar la soberanía nacional, privando a Francia de su potestad de resolver  respecto al enjuiciamiento de individuos bajo su autoridad  que hubiese cometido un crimen internacional treinta años antes. Por consiguiente Francia debió reformar su Constitución, para asegurar el cumplimiento de entrega en todos los casos.

Los Estados deben asegurarse de que las personas puedan ser entregadas a la CPI, aún cuando la prescripción normalmente se aplicaría en el derecho interno por el crimen que ellas cometieron.

Los Estados podrían desear seguir los pasos de Francia, llevando a cabo una reforma  general  a su constitución  que les permita cooperar con la CPI en todas las situaciones. O podrían introducir una reforma más específica, que prevea que la prescripción o cualquier  restricción similar no aplica para la entrega de personas a la CPI.

Alternativamente, estos Estados pueden decidir enmendar sus leyes, especificando  que ningún crimen  internacional prescribiría. Esta es la mejor solución si el Estado Parte intenta enjuiciar todos los casos de crímenes internacionales que involucren  a los responsables  bajo su autoridad.

Está también de conformidad  con el espíritu de la Convención Internacional  de la Imprescriptibilidad de los Crímenes de Guerra y Crímenes de Lesa Humanidad, la cual fue adoptada por la Asamblea General  de la ONU en el año 1968.

Finalmente, en todos los casos, la legislación que implemente de conformidad con  el Estatuto  deberá incluir la posibilidad de entregar una persona a la CPI, aún si el crimen por el cual se le acusa  esta prescrito según las leyes del Estado.

Entrada relacionada

La Rendición de Cuentas del general Juan Pablo Duarte
¿Es que nuestros legisladores no leen lo que aprueban.
El empresario juró como presidente de la Asociación de Empresas de Zonas Francas del Cibao Santiago de los Caballeros.-El empresario Marco Cabral Franco, afirmó que la región Norte es la que más aporta al país en términos económicos, en cantidad de empresas y por la cantidad de empleos generados en el sector zona franca. El juramentado presidente de la Asociación de Empresas de Zonas Francas del Cibao (AEZFC), informó que, de las 774 empresas instaladas en los 84 parques a nivel nacional, al cierre del año pasado, 387 compañías operan en 44 parques de la región Norte. Además, Cabral argumentó que, del total de 192,461 empleos directos aportados por las zonas Francas en el país, al mismo periodo, la región Norte genera un 37.2 por ciento. Desde la institución que agrupa a empresas de zonas francas situadas en parques de Santiago y otras provincias del Cibao, Marco Cabral expuso que la ciudad de Santiago ha adquirido mayor relevancia en el desarrollo económico del país debido a los proyectos de inversión privada y gubernamentales de gran trascendencia que se encuentran en ejecución y en proceso de implementación a corto y mediano plazo. ¨Santiago y el Norte ofrecerán una infraestructura vial más funcional que facilitará mayor interconectividad con las demás regiones del país y con los principales puertos y aeropuertos, lo que resultará en un acceso más eficiente a los mercados internacionales¨, expresó el también gerente general de Impresora del Yaque y Elopak Caribe. Citó como ejemplo el proyecto de Manzanillo, que incluye la construcción de plantas de generación eléctrica, parques industriales, y otros componentes de infraestructura que son críticos para el desarrollo de la región Norte. Aseguró que esta gran obra impulsada por el gobierno del presidente Luis Abinader y apoyada por el sector privado del Cibao, mejorará la interconectividad y las capacidades productivas, propiciando una mejor plataforma para un intercambio comercial más eficiente, sobre todo con Estados Unidos, nuestro principal socio comercial. En la Asamblea General Ordinaria y Eleccionaria de la Asociación de Empresas de Zonas Francas del Cibao (AEZFC), el empresario Augusto Reyes Vargas, presentó las memorias de su gestión cumplidas en el 2023. Pese a asumir la dirección en tiempos de crisis, luego de la pandemia por el COVID 19 y posterior conflicto entre Rusia y Ucrania, el presidente de Swisher Dominicana indicó que por encima de circunstancias adversas, mantuvieron el sector en crecimiento y siendo un pilar fundamental para el desarrollo económico y social del país. ¨Entre 2021 y 2022 experimentamos un crecimiento sostenido de las zonas francas en todo el país, exhibiendo estadísticas impresionantes en cuanto a exportaciones, empresas operando bajo el régimen y la creación de empleos directos¨, declaró Augusto Reyes. El empresario citó la remodelación de las oficinas, la regularización el estatus legal de la organización como gremio regional y la presentación de la identidad corporativa que les refleja como una entidad acorde a los nuevos tiempos, como parte de las ejecutorias de su gestión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *