MIGUEL JOSÉ MOYA: JEAN ALAIN TENÍA UNA PREOCUPACIÓN EXAGERADA POR SU APARIENCIA

DLN-.SANTO DOMINGO, R.D.-Miguel José Moya, consultor empresarial e imputado en el caso de la Operación Medusa, rompió el silencio, luego de un año de iniciado el proceso de sometimiento a la justicia que ha hecho el Ministerio Público a Jean Alain Rodríguez y otros imputados.

En una entrevista exclusiva que concedió a la periodista Julissa Céspedes, Moya defendió que no tiene nada que ver con un entramado de comunicación que ha revelado el Ministerio Público que tenía el ex procurador. Esto para perseguir y desacreditar a comunicadores, periodistas e influencer.

Asimismo, Moya aseguró que nunca asesoró políticamente a Jean Alain y su labor en el Ministerio Público fue con la institución. Que lo contrataron para manejar una crisis institucional que tenía la Procuraduría motivada por el rechazo que tenía Jean Alain en la población y por el manejo que había dado al caso Odebrecht.

También reveló cómo fueron los 16 días que estuvo preso junto a otro siete imputados en la operación Medusa. En ese sentido, afirmó que vio llorar al ex procurador Jean Alain Rodríguez.

Moya realizó un perfil personal y profesional a Jean Alain

Asimismo, dijo que como parte de la contratación que tenía con la Procuraduría, realizó un perfil personal y profesional a Jean Alain Rodríguez. Que el mismo reveló que “estaba amenazado, presionado, condicionado y atrapado. Además que era cosmético y estaba abrumado”.

“Un individuo que al estar subordinado, sentirse amenazado, porque tiene una presión muy grande, había una expectativa social muy alta sobre el órgano que dirigía se sentía atrapado. Y al no tener libertad de acción lógicamente debe sentirse amenazado”, reveló Miguel José Moya en su conversación con la periodista de CDN.

Sobre el aspecto cosmético de la figura de Jean Alain dijo que “lo cosmético es una expresión sutil, respetuosa. Pero lo que trato de decir allí es que el individuo que es objeto de este análisis muestra una tendencia exagerada mente preocupada hacia sí mismo, ha como es percibido, hacia lo que proyecta y hacia lo que se interpreta entorno a él”.

A la pregunta de la periodista de sí Jean Alain era narcisista, Moya respondió que “yo no puedo decirlo, eso debe hacerlo un especialista. Pero, lo que puedo decir es que tenía una preocupación exagerada por su apariencia sí”

Jean Alain tenía una agenda oculta

Además, indicó que los estudios realizados a la Procuraduría y a la figura de Jean Alain develaron que el ex funcionario tenía una agenda oculta.

Precisó que informo que el estudio habría revelado que Jean Alain tenía una agenda oculta. De la que había advertido que iba a provocar un conflicto con su trabajo.

Dijo que advirtió de esa situación  a cinco personas de los colaboradores de la Procuraduría. Que fueron Rafael Cano, Julieta Tajeada, Faride Rodríguez, Jean Alain Rodríguez, y un profesor español ligado al tema legal.

“Cuál era la agenda oculta.  Yo puedo afirmar categóricamente que en ocasiones observe flujo de información que parecía proponga y entraban en conflicto con ese proceso”, indicó.

Prosiguió que “le advertí que si ellos estaban haciendo algo al margen de los institucional iba a entrar en conflicto con mi trabajo y el diagnóstico. De que pudiera haber una expectativa política yo tenía mi sospecha”.

Afirma que Jean Alain uso caso Odebrecht para proyectar su figura política

Además, Miguel José Moya, quien guarda prisión domiciliaria por el caso Medusa, reveló que Jean Alain quiso sacar provecho político con el caso Odebrecht.

 “Me parece que a este señor (Jean Alain) alguien lo convenció de aprovechar ese escenario para construir un capital político. Eso es muy común en México, en Brasil, en Argentina, en Perú, exacto. Digo que alguien lo convenció,  porque no creo que un dominicano y me excluyo pueda recomendar algo así, quedándose a vivir en el país, porque un asesor internacional se va y no le importa las consecuencias. Nunca he pensado en irme del país”, narró.

Hizo la afirmación para asegurar que nunca fue asesor personal de Jean Alain Rodríguez. “Yo nunca he sido asesor de ninguna persona, mi compromiso era institucional. Mi obligación estaba enfocada en dos áreas, crisis clima laboral y una crisis externa”.

Prosiguió en que “la forma en la que intentaron convertir el caso Odebrecht en una herramienta política le salió mal. Y al salirle mal le había generado a lo interno una situación que creaba, incluso, un sentimiento de vergüenza. La gente se sentía avergonzada de quien estaba dirigiendo la institución”.  Indicó que a raíz de esa situación lo contrataron para manejar esa crisis.

Además, negó que hay sido parte del proceso de grabación de los apresamientos a los implicados en el caso Odebrecht, y sugirió que eso era un estilo mexicano. Dejó establecido que fue contratado por la Procuraduría en febrero del 2018, fecha en la cual ya el proceso de Odebrecht estaba iniciado.

Experiencia de cuando estuvo preso. Dice que Jean Alain lloró

También contó cómo fue su experiencia estando 16 días presos en la cárcel del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva. Allí estuvo con Jean Alain y otros 6 imputados en el caso Medusa.

“Estar 16 días con ocho personas, sin baño. Lo que hay es un murito donde hay un tuvo, el murito te queda por encima de la cintura. El inodoro es una porción de inodoro. El inodoro está en el medio, no hay forma de que no te vean”.

“Lloramos todos, incluyéndome a mí. Jean Alain lloró? Lo vi llorar con frecuencia. Es una experiencia difícil. Pido perdón si afecto la dignidad de los otros”, contó al referirse a todos los que estuvieron detenidos durante el operativo de la operación Medusa.

“Jean Alain fue el último que llegó. Del grupo que estaba ahí que conocía fue a Solano, lo conocía de otra empresa. Entonces, ahí se crea una situación con ellos, que me hizo llorar, fue la reacción de ellos porque yo estuviera ahí”, contó.

“Esos primeros dos días, cuando luego se incorpora e ex procurador, sucedió algo muy especial. Es íntimo pero puede ayudar a entender un poco. Es cuando hay conciencia o inconciencia de lo que es inevitable. Yo era el mayor del grupo, cuando vi esa actitud ya sea de negación o de soberbia. Tu veía esas manifestaciones”, explica.

 “Le llame la atención incluyendo a él (Jean Alain). Dejen de hacer sugerencia, de pedir libretas, mientas más tomen conciencia del rigor de esta situación tendremos un trato distinto de estos señores. Y además ustedes van a disminuir su sufrimiento. Ustedes no van a salir de aquí”, indicó que les reprochó a los compañeros de celda.

Experiencia durante allanamiento en su casa

Miguel José Moya también contó a Julissa cómo fue la noche del allanamiento a su residencia. El consultor vive en Jarabacoa, La Vega.

“Ellos (fiscales) llegaron aquí a las 10 de la noche. Nosotros fuimos tratados con respecto especial. Nos sentimos respetados por los guardias, los fiscales. Quizás se dieron cuenta de que no había intensión de ocultar nada”, explica.

Narra que “la puerta la tocaron dura, mi esposa todavía no se recupera, porque la apuntaron a la cabeza a mi también. Creo que la impresión de ver a mi esposa en una situación de pánico supero el temor, sentí la necesidad de protegerla.  Esos fueron 30 segundos”.

“Primero nos detienen ahí en el pasillo, me preguntar que si alguien más. El fiscal me leyó algo, creo que era la orden. Le dijimos que se sintieran en absoluta libertad, lo único que le pedí fue que respetara a mi señora y que tuvieran cuidado con los perros”, parte del relato de esa noche.

Precisa que “cuando llegué, 4.15 de la mañana, me esperaba en personal la magistrada Yeni Berenice. Me espera entiendo yo, para cerciorarse de que todo estaba bien y que no pasó nada. Le dije que agradecía el trato considerado, no me esposaron. Me llevo a su oficina, me preguntó que si tenía algo que decir y le dije que como había dicho en los interrogatorios no tengo nada que ver con ese grupo”.

Cómo llegó a contratar con Procuraduría

Miguel José Moya dijo que un colaborador  muy cercano de su compañía, que había sido compañero de colegio de Jean Alain,  le había recomendado trabajar con el Procurador y la Procuraduría, a lo que se negó. Pero, luego por presiones accedió.

“Comencé en febrero del 2018, nunca conversé con él antes, ni siquiera con Rafael Canó.  No tuve ningún vínculo social con el procurador ni siquiera con Canó.

Indica que no tuvo interacción directa con Jean Alain. Que su interacción era con Rafael Cano, ex jefe de gabinete; la directora de Recursos Humanos, Faride Rodríguez;  y la directora de comunicación, Julieta Tejada.

Indico que por el sometimiento lo ha perdido prácticamente todo. “Yo hubiera preferido estar preso, porque estamos amenazado las 24 horas al día”.

Cuenta que contrario a lo que le imputada el Ministerio Público de que fue contratado para dar unos cursos al personal eso no es cierto. Pero, reconoce que aparentemente procesos interno de la Procuraduría, que él desconocía, indica que el no había dado un servicio para el cual le pagaron. Dice que eso escapaba a su control.

“Mi obligación no era dar cursos, el contrato dice que yo debía impartir 14 capacitaciones, esas capacitaciones nosotros entregamos toda la documentación y el reporte que hacia RRHH internamente, yo no debía estar presente.  Ellos dicen que como yo no estuve presente, dicen que es un fraude. Yo fui a dos, a una me llamo directamente el procurador”, indica.

Afirmó que “yo apoyo lo que está haciendo el Ministerio Publico. De que tenían razones para dudar de nosotros, yo creo que sí. Todas las acciones que ellos están haciendo yo lo respaldo”.

Sobre la oficina de comunicación clandestina, Miguel José Moya, aseguro que no conocía a Patricia Elmudesi. Que no conocía la existencia de esa oficina, ni los 18 mil bots. “Y emplazo a cualquier a que presente una prueba”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *