Identifican a los tres líderes de red de prostitución operaba en Punta Cana y el DN

DLN-.SANTO DOMINGO-.Las autoridades identificaron a los tres cabecillas de la red internacional de prostitución y trata con mujeres colombianas y venezolanas, de los cuales, dos operaban en Punta Cana, provincia La Altagracia y uno en el Distrito Nacional.

Los cabecillas en Punta Cana, de la red denominada por el Ministerio Público como Catlleya, son: Daniel Inirio y José Miguel Michel.

Mientras que el territorio del Distrito Nacional, especialmente Gazcue, era liderado por José Alberto Rosario, conocido popularmente como El Cirujano y su novia, de nacionalidad colombiana.

El Ministerio Público rescató más 80 mujeres sudamericanas que pertenecían a esta red de trata de personas en la RD, a la que denominan Cattleya, eran obligadas a prostituirse y a pagar una deuda contraída de entre US$3,000 y US$4,000 con las redes que las movilizaban.

Inirio hacía exhibición de lujo enredes sociales con motocicletas de alta gama. También posteaba vídeo mostrando parte del grupo de chicas venezolanas y colombianas, a las que llamaban “carne de peluche”.

Las autoridades detallan que estas mujeres eran obligadas a consumir sustancias controladas y las sometían a tratos vejatorios e infrahumanos, además de que no tenían ninguna libertad propia de cualquier ser humano, lo que llevó a varias de ellas a escaparse.

Los imputados por esta operación crearon una organización criminal trasnacional dedicada a captar mujeres de entre 18 y 23 años de edad, en diferentes países, específicamente desde Colombia y Venezuela, para la comisión del ilícito de trata de personas bajo la modalidad de explotación sexual comercial. Las jóvenes eran retenidas en el Hotel Caribe, del Distrito Nacional, y en el Residencial Coco Real, en Bávaro, Punta Cana, provincia La Altagracia.

Según el Ministerio Público, las redes criminales movilizaban a las jóvenes mujeres con la promesa de un trabajo bien remunerado en República Dominicana. Sin embargo, las explotaban sexualmente.

En la zona de Bávaro ofertaban los servicios sexuales de las víctimas a un costo de 100 a 150 dólares por una hora y hasta 400 dólares por noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.