DLN-.-ASIA.-Cuando dejó un mal matrimonio, Sania Khan dijo que algunos miembros de su comunidad musulmana del sur de Asia le hicieron sentir que había «fracasado en la vida».

A través de TikTok, encontró apoyo y consuelo en extraños, hasta que su ex regresó y la asesinó. Este artículo contiene detalles que pueden ser perturbadores para algunos lectores.

El 21 de julio iba a ser el día en que Sania Khan, de 29 años, dejara Chicago y el trauma de una relación que salió mal para comenzar un nuevo capítulo sola en su Chattanooga natal (estado de Tennessee).

En cambio, ese día regresó a su hogar en un ataúd.

Tres días antes, policías habían encontrado a Khan inconsciente cerca de la puerta principal del edificio de Chicago que antes compartía con su esposo, Raheel Ahmad, de 36 años.

Tenía una herida de bala en la parte posterior de la cabeza y fue declarada muerta en el mismo lugar.

Antes de que llegara la policía, Ahmad se había quitado la vida de un disparo.

De acuerdo a informes policiales obtenidos por el Chicago Sun-Times, la pareja estaba «pasando por un divorcio» y Ahmad, que se había ido a vivir a otro estado mientras estaba separado de Khan, había viajado unos 1.100 kilómetros de regreso a su antiguo hogar «para salvar el matrimonio».

El asesinato y posterior suicidio fue el trágico capítulo final en la vida de Khan, una joven fotógrafa paquistaní-estadounidense que recientemente había encontrado reconocimiento en la red social TikTok como una voz para las mujeres que luchan contra el trauma matrimonial y el estigma del divorcio en la comunidad de sudasiáticos.

Sania junto a cuatro amigas en un restaurante.
Sania junto a sus amigas.

Su muerte dejó a sus amigas conmocionadas y resonó entre sus seguidores y otras mujeres del sur de Asia que dicen haber sentido la presión de permanecer en relaciones poco sanas por mantener las apariencias.

«Dijo que los 29 serían su año y un nuevo comienzo», comentó BriAnna Williams, una amiga de la universidad. «Estaba tan emocionada».

Para sus amigas, era un placer estar cerca de ella: auténtica, positiva y desinteresada casi al extremo.

«Era alguien que daba todo por ti», recordó Mehru Sheikh, de 31 años, quien llamó a Khan su mejor amiga.

«Incluso cuando estaba pasando por momentos realmente difíciles en su vida, era la primera en llamarte y preguntarte cómo iba tu día», agregó.

En Instagram, donde construyó por primera vez una plataforma pública, Khan describió su pasión por la fotografía con una línea biográfica que decía: «Ayudo a las personas a enamorarse de sí mismas y de los demás frente a la cámara».

Khan retrató bodas, sesiones de fotos de maternidad, baby showers y otros hitos en la vida de una persona, a menudo para clientes que pagaban mucho por ello, pero también para muchas de sus amigas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.