Pero ahora se han convertido en manifestaciones a nivel nacional contra los líderes de Irán y todo el establecimiento clerical.

Comandantes «despiadados»

A pesar de la interrupción generalizada de internet, se han seguido publicando en las redes sociales videos de manifestantes arrestados por las fuerzas de seguridad iraníes.

«Es peor que lo que ves en estos videos», dijo Maryam, que no es su nombre real.

«Escuché a uno de los comandantes ordenar a sus soldados que fueran despiadados. Las mujeres agentes son (igualmente) horribles. Una de ellas me abofeteó y me llamó espía israelí y prostituta».

La BBC ha visto videos en los que se observa a los comandantes ordenando a los agentes de la policía antidisturbios que «no se apiaden de los manifestantes y les disparen».

La lápida de Mahsa Amini
Pie de foto,La lápida de Mahsa Amini apareció en las redes sociales.

Otros videos verificados por la BBC parecen mostrar a las fuerzas de seguridad disparando municiones reales a los manifestantes y arrestando a los que pueden atrapar.

Según los medios estatales, más de 40 personas han muerto durante los disturbios. Los grupos de derechos humanos reportan un número mayor de muertos.

Las autoridades no han compartido el número total de personas que han sido arrestadas.

Sin embargo, el fiscal jefe de Mazandaran, una provincia al norte de Teherán, dijo que al menos 450 manifestantes fueron detenidos solo allí.

Los grupos de derechos humanos dicen que miles de manifestantes están siendo detenidos.

«Empujé a un agente de seguridad hacia atrás y traté de huir, pero muy pronto llegó una segunda persona y una tercera», cuenta Sam, un joven manifestante de una ciudad importante. «Después de unos segundos, más de 15 agentes me golpeaban sin piedad».

Y agregó: «Sentí el sabor de la sangre en mi boca y los golpes de una pistola eléctrica en mi cuerpo. Me pusieron en el suelo, me ataron los brazos a la espalda y amarraron mis pies con los cordones de los zapatos».

«Uno de los soldados me dio una patada en el ojo izquierdo mientras me llevaba (al lugar) donde tenían a los demás detenidos».

Las «valientes» jóvenes

El presidente Ebrahim Raisi se comprometió a «tratar con decisión» las protestas, que ahora se han extendido a la mayoría de las 31 provincias de Irán.

Para muchos iraníes, Raisi está asociado con las ejecuciones masivas de miles de presos políticos en la década de 1980, cuando era uno de los cuatro jueces que formaban parte de tribunales secretos que los condenaban a muerte.

«Me pusieron a mí ya los otros detenidos en el piso de un autobús uno encima del otro durante una hora y media», señala Sam.

«Estaba pensando en el papel de Raisi en la ejecución de los presos políticos, y por un momento pensé que podrían ejecutarme».

Raisi ha insistido en que los ejecutados en la década de 1980 fueron condenados de acuerdo con la ley iraní.

Y aunque el presidente está a cargo en última instancia de la policía antidisturbios y otras fuerzas del orden, no hay evidencia de que les haya ordenado matar a las personas involucradas en las protestas de este mes.

Las mujeres han estado al frente de las protestas

FUENTE DE LA IMAGEN,

SOCIAL MEDIA
Pie de foto,Las mujeres han estado al frente de las protestas, y muchas se quitaron el hiyab o lo quemaron.

Maryam dijo que las personas detenidas junto a ella continuaron protestando mientras eran trasladadas a una de las principales instalaciones del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica (CGRI).

«Había otras chicas conmigo en la camioneta, pero eran mucho más jóvenes», dijo. «Cuando vi lo valientes que eran, me compuse. Comenzaron a ayudarme».

«Estaban gritando y burlándose de los oficiales. Esta generación es diferente a la mía. No tienen miedo».

Fotos y videos verificados por la BBC mostraban a los familiares de los manifestantes arrestados haciendo fila frente a la mal reputada prisión de Evin en el norte de Teherán.

Estaban esperando conocer información sobre los detenidos o presentar documentos para asegurar su libertad bajo fianza.

Una persona le dijo a la BBC que las autoridades les habían advertido que no hicieran público el arresto de su familiar «o su situación empeoraría».

Las familias de los manifestantes arrestados esperando frente a un centro de detención
Pie de foto,Familias de los manifestantes arrestados esperando frente a un centro de detención para recibir información sobre sus familiares.

Pero no todos fueron trasladados a los principales centros de detención. Muchos están recluidos en pequeñas comisarías e instalaciones del CGRI, muchas de los cuales son desconocidas para el público.

«Nos trasladaron a una pequeña comisaría. No estaban preparados para recibir a tanta gente», le contó Maryam a la BBC. «Pusieron al menos a 60 mujeres, incluyéndome a mí, en una habitación pequeña. Estábamos de pie una al lado de la otra y no podíamos sentarnos ni movernos».

«Dijeron que no podíamos usar el baño y que si teníamos hambre podíamos comer nuestras heces».

«Después de casi un día, cuando gritamos y protestamos dentro de la habitación, comenzaron a amenazarnos con que si no nos callábamos, nos violarían».

«Manteniendo el ánimo alto»

Otra mujer arrestada en una de las ciudades del sur de Irán le dijo a la BBC que mujeres agentes de seguridad habían hecho amenazas de agresión sexual.

«La agente que nos estaba registrando en el centro de detención preguntó mi nombre y me llamó prostituta», dijo Fereshteh, que no es su nombre real.

«Cuando me quejé, ella dijo que si continuaba le pediría a uno de los hermanos (guardias masculinos de la prisión) que hiciera lo que quisiera (conmigo)».

Behzad, un manifestante que estuvo arrestado en un importante centro de detención en Teherán, señala: «Mantuvieron a más de 80 personas en una pequeña habitación. Todos estábamos furiosos y doloridos».

Confiscaron nuestros teléfonos móviles y revisaron nuestras fotos, videos y mensajes para ver si habíamos compartido alguna noticia de la protesta. Si era así, (dijeron que) la iban a agregar a nuestros archivos».

«A la mañana siguiente, un juez vino a recibirnos. Retiraron los cargos y liberaron a la mayoría de los adolescentes».

«Pero con los adultos el juez hizo preguntas breves y decidió nuestro destino con base en esa breve sesión judicial».

Behzad dijo que alrededor del 10% de las personas con las que estuvo detenido fueron liberadas sin cargos, mientras que el resto fue liberado bajo fianza.

Otro manifestante que estuvo en custodia durante dos días en Teherán le dijo a la BBC que, a pesar de las «hostilidades», los detenidos más jóvenes habían tratado de «mantener el ánimo en alto».

«Estuve con manifestantes menores de 25 años. Algunos tenían sangre en la cara, pero estaban sonriendo, charlando y bromeando».

«Uno de ellos me pidió que sonriera y agregó: ‘Salimos victoriosos porque tenemos razón'».

Línea

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.