Trump pide a la Corte Suprema intervenir en caso del FBI y los documentos secretos que se llevó a Mar-a-Lago

En un acto legal desesperado, el expresidente Donald Trump está pidiendo a la Corte Suprema intervenir en su favor en el caso de la investigación del FBI por los documentos clasificados que se llevó a su residencia personal en Mar-a-Lago.

Esta “petición de emergencia” del exmandatario ocurre luego de que un tribunal de apelaciones confirmara al Departamento de Justicia que puede continuar con su investigación penal sobre los cientos de documentos que el republicano se llevó sin autorización.

La solicitud de Trump toma relevancia, ya que nombró a tres de los jueces actuales, Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett, quienes inclinaron la balanza hacia el ala conservadora del Máximo Tribunal.

A finales de septiembre, el Tribunal de Apelaciones para el Onceavo Circuito decidió a favor del Departamento de Justicia para continuar con el análisis de documentos que el FBI obtuvo de Mar-a-Lago, Florida el 8 de agosto.

El “maestro especial” para que revisara los documentos tuvo ciertas complicaciones, pero podrá analizar documentos que el expresidente puede reclamar como propios y “confidenciales”, para que no puedan ser utilizados en la investigación en su contra.

Trump ha defendido que pudo “desclasificar” varios documentos cuando era presidente, pero expertos en seguridad nacional indican que eso no es tan sencillo.

El panel de jueces del tribunal de apelaciones encontró cierta contradicción en los argumentos de Trump sobre la “clasificación” de los archivos, aunque su decisión a favor de la investigación federal se sustentan en el contenido en sí.

El exmandatario ha defendido públicamente el poder de un presidente para desclasificar un documento.

“Eres el presidente de los Estados Unidos, puedes desclasificar… incluso pensando en ello”, afirmó en una entrevista en Fox News.

Además de la investigación federal, la directora de Inteligencia, Avril Haines, lidera los esfuerzos en la evaluación sobre el daño al sistema de seguridad nacional tras la decisión de Trump de llevarse los archivo.

Una primera revisión de los papeles se encontraron archivos que debieron ser protegidos, como “secreto”, “confidencial” o “top secret”.

“Una clasificación preliminar de los documentos con marcas de clasificación reveló los siguientes números aproximados: 184 documentos únicos con marcas de clasificación, incluidos 67 documentos marcados como CONFIDENCIAL, 92 documentos marcados como SECRETO y 25 documentos marcados como TOP SECRET”, reveló el Departamento de Justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *